Un museo en el cielo

ROBERTO JORGE CROWDER
Q.E.P.D.
Trenque Lauquen, 1º/2/1942 – La Plata, 30/1/2009

Ponerle palabras al dolor:

La experiencia indica que hay una tristeza que escapa al lenguaje, porque hay una dimensión de nuestra tristeza que no podemos comunicar porque es enorme y la palabra tiende a encarcelar lo que nombra. Voy a intentarlo:
Hoy el museólogo Claudio Bertonatti me llamo a las 10 de la mañana y me dio la noticia. Crowder habí­a muerto. Corté y me largué a llorar. Hacia un par de añs que no nos veí­amos, pero el maestro, perdón! El MAESTRO estaba presente en mí­. En mis charlas, en mis clases, en mis escritos, en mis desvelos por museos plurales, sociales, útiles a la sociedad como dice la definición y que él nos enseñó, mucho antes del ICOM. ¡¡Nos marcó fuerte el gordo Crowder!!. Nos dejo su forma de ver la gestión cultural con sabor local, su amor por la arqueologí­a, por la didáctica, su sencillez, la misma que tiene la llanura bonaerense. Sus desvelos por salir de la mediocridad establecida. Y es por eso que, o por eso, tal vez, porque no haya nunca manejado un museo, no haya nunca tenido cargos de poder importantes, por eso es que era un docente generoso, de alma, inolvidable. Porque nunca fue genuflexo, ni cedió sus ideales a la polí­tica berreta, porque fue un hombre de principios, tuvo que aguantar estar debajo de otros mediocres que no le llegaban ni a los zapatos.
Muchos nos sentimos identificados con el. Algunos fuimos sus discípulos con orgullo y pasión y pudimos en los 90 escribir juntos algunos pocos pensamientos compartidos que lógicamente- pagamos de nuestro bolsillo y que en la pobrísima y plagiaria visión de otras latitudes que tiene la museología argentina tal vez, ¡ojala! resulten originales y con los años rindan algún fruto.

Roberto: No se si tu nombre estará en alguna sala del instituto de enseñanza donde dedicaste parte de tu vida, no se si algún museo de los que ayudaste a fundar llevaran tu nombre , pero estás en nosotros mientras vivamos, y si hay justicia en la tierra, tal vez un poco más allá, hoy andarás seguro, tratando de armar algún museo loco por el cielo!
Gracias de corazón

Lic. en Museologí­a Carlos Fernández Balboa

21 comentarios en “Un museo en el cielo

  1. yo fui alumno de Roberto crowder en el inst 8 de la plata. lamenté su muerte, pero creo que la muerte genera cambios en el modo de ver el pasado. yo creo que él no fue buen profesor… yo lo conoci a punto de jubilarse, y mis compañeros, en general opinaban igual que yo. no fue un gran profesor, hubiera preferido tener a alguien mas joven, con mas entusiasmo…. no nos engañemos. de todas manerasreconozco que sabia, pero a veces hay que dar un paso al costado frente a una responsabilidad como la de ser profesor en nivel superior.

  2. Antes que nada mi pesame a la familia del prof. Crowder. Debo asumir que tambien lo tuve como docente en hace poco tiempo y sinceramente no fue para nada provechosa su labor docente. Las 2 catedras que daba se basamentaban en el chamuyo que siempre caian en los mismos temas: fundacion de la plata y expedicion infantil. Lamentablemetne vivi (junto a otros mas)esta experiencia.
    Perdon si ofendi a alguien, pero esa fue mi experiencia.

  3. David y Juan: tendrian que haber estudiado otra carrera, al hablar asi de una eminencia se les nota que estudiaron eso por que sus papitos los mandaron, no tienen idea de lo que redactaron en este blog.
    atentamente
    Ezequiel

  4. Juan, David y Ezequiel no hace falta escrachar a nadie ni es misión de este blog generar polémicas en torno a la educación en el campo de la Museología, sí en cambio si se quiere, discutir, dialogar, encontrar opiniones diferentes respecto a temas que circundan esta profesión. En lo particular tengo un muy buen recuerdo del Prof. Crowder y a la vez en general opino que ser o ejercer la docencia en el nivel superior es una tarea muy dificil pero a la vez enriquecedora (al menos en mi caso lo fué, estuve a cargo de una escuela superior de diseño)…pero a la vez requiere de mucho esfuerzo y claro, estar permanentemente actualizado; además de una visión en general de hacia a donde van nuestros museos. Creo, que esta es una de las fallas principales en la escuelas de museología de nuestro país; lamentablemente no todos los docentes trabajan como museólogos o al menos en el ámbito de la cultura. creo que los concursos y oposiciones para cargos de nivel superior deberían ser mucho más exigentes.

  5. hola david…. no se quien sos, pero es absolutamente verdad lo que decis sobre el prof Crowder…. yo egrese como museologo en 2007… y a todo el curso nos “regalo” la materia: Gestion de museos… a todos un 9, sin corregir, sin sugerir… sin proponer, sin laburar… ¿eso es ser buen profesor? yo creo que no… de todas maneras me parecio buena persona, pero su chamullo confuso era irritantes para varios de sus alumnos… david, me interesaria saber quien sos…. saludos

  6. Queridos escribas que me precedieron. yo fui alumna de Crowder y ante todo creo que en el momento de la muerte de una persona, es poco feliz andar armando debates de tan mal gusto.
    y como la museologia es cosa de machos…porque no le cuestionaron al profe lo que cuestionan aca ? no! claro, se llevaron la materia aprobada y cerraron la boquita.
    asi que no hablemos de Irresponsables. queremos ser guardianes del patrimonio de la humanidad y ni siquiera sabemos guardar el decoro ante la muerte de un ser humano
    y debo decir que conmigo Crowder fue super calido.y mi deber fue estudiar sus materias como correspondia.

    besitos Paco! nos veremos en cursada

  7. Silvia: quiero decirte que junto a mis compañeros le planteamos varias veces el hecho de como se encarba las catedras que daba y dio caso omiso a la situacion. Crowder, como persona era exelente, eso te lo firmo, pero como docente yo vivi una etapa nada grata. Ademas de las faltas reiteradas a las cursadas, las clases eran hacer nada,debatir por debatir cosas sin mucho profundidad, hablar de la “botonera” (es decir tener los telefonos de los que solucionan problemas) como modelo de gestion.
    Las materias, las aprobamos asi a las del primer año, y en el ultimo año gracias a profesores nuevos, experimentamos otra manera de exigir al alumno.
    Creo ademas, que vos como docente, tenes que ver tambien que clase de alumno y/o futuro profesional queres formar, y dandole materias regaladas no es la funcion.
    Ezequiel: la carrera la elegi yo solo, me la banque con mi sueldo y la elegi porque creo en esta profesion como una herramienta de cambio, seria, fundamentada y en perfeccionamiento. No se vos pq la elegiste, ni cual fue tu vision de la misma, pero te repito que para mi no fue una eminencia.

  8. un comentario más, si saben usar google, busquen roberto crowder y van a encontrar 160.000 páginas. no se si era una eminencia o no, pero algo hizo. ahora pongan cada uno su nombre, y vean que encuentran. y entonces después, sólo despues, opinen.

  9. Hola Colegas o Futuros colegas. Ni nota se fundamenta en mi experiencia. Conoci a Crowder en 1994 y era el excelente docente que describi en mi articulo que origino esta serie de comentarios. La descripción del docente que ustedes dicen (chamuyero y vacio de contenido, contando anecdotas personales en las clases) corresponde a las clases que recibi de Jorge Silva, rector del instituto durante mucho tiempo y el peor docente que he tenido en mi vida. (Debo aclarar que curse tres carreras y un postgrado, asi que tuve muchos docentes y yo mismo me considero un docente dedicado, de manera que tengo alguna experiencia para comparar.
    No voy a defender a ultranza la gestion de Roberto Crowder en los ultimos años, porque -a pesar de tener contacto esporadico con él, no tenia contacto con su accionar pedagogico. Pero lo que escribo lo hago en función de lo que vivi. Por otro lado Roberto ha sido uno de los pocos museologos que ha publicado y que ha dado a nuestra profesión una visión original-al menos de corte nacional. De eso si doy fe. La muerte no redime, ni convierte a la gente en lo que no fue. Roberto Crowder fue -en mi experiencia personal- un excelente profesor. Y creo que comparto esta visión con otros muchos. Tal vez los últimos años de soportar un ninguneo constante por parte de las autoridades hayan mellado sus ganas y su voluntad. No lo se. Es posible. Pero eso no lo hace menos valioso en el contexto de la pobre museologia vernacula. En definitiva sólo el tiempo, como siempre, sera el que dara la verdad… Saludos a todos.

  10. Roberto J. Crowder (1942-2009)

    En tiempos en los que yo era estudiante de museología, sus clases comenzaban antes de entrar al aula. Se lo veía venir –siempre de buen humor- muy cargado, con cajas que intrigaban debajo de los brazos. Allí traía materiales para introducirnos al tema del día. Podían ser monedas o medallas, láminas, libros voluminosos y otros objetos interesantes que le daban pie para cautivarnos con sus comentarios fuera de programa y bien adentro de la museología, la cultura y la defensa del patrimonio. Para quienes lo imitamos hoy nos damos cuenta del trabajo y las molestias que eso implicaba, pero también sabemos del impacto didáctico que provoca y que bien vale la pena. Nos lo demostró él.

    Fui uno de sus estudiantes y hoy no dejo de sentirme su discípulo, porque me enseñó muchas cosas, dentro y fuera del programa de cada una de las materias que dictó en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº 8 de La Plata. A mediados de 1996, en mi primer día de clases en la carrera de Museología nos dijo muchas verdades que nos marcaron hondo. Por ejemplo, “los museos deben ser centros de interpretación que le permitan a una persona saber quien es”, porque “un hombre, para salir a caminar necesita saber de donde sale”. Después de todo una parte de la definición de “museo” dice que debe estar “sin fines de lucro” y “al servicio de la sociedad y de su desarrollo”. Nos insistió ese mismo día en que los museos deben tener un guión que cautive (como si fuera una obra de teatro) y que nunca deben excluir a ninguna clase social, y menos a los pobres. Ante los caprichos museológicos de los iluminados de turno, contrastaba su opinión: “ningún proyecto es válido si no surge de la necesidad”.

    Como buen profesor nos enseñó a enseñar. En una ocasión advirtió que “si uno no es hábil como docente corre el riesgo de sacar un hipócrita en lugar de un alumno bueno, con cambios de conducta”, porque “la gente está más preocupada por obtener más títulos que conocimientos”.

    Este museólogo (nacido en Trenque Lauquen) fue investigador del CONICET durante 22 años (en los que se dedicó a la prehistoria, desde la Universidad Nacional de La Plata). Fue director de los museos de Ciencias Naturales “Lorenzo Scaglia” de Mar del Plata, del Instituto Joaquín V. González (de esa ciudad) y del Fuerte Barragán. Fue muchas cosas más y podría haber hecho mucho más todavía si se lo hubiera valorado mejor. Sabía bien que “el sistema” o las áreas del patrimonio (comúnmente dirigidas por políticos o amigos de ellos) solo le permitían trabajar desde sus grietas. Por eso, solía aconsejar “en más de una ocasión, para sobrevivir, sepa fingir demencia”.

    Cerca de terminar una cursada con él (y mi carrera, hace una década), me devolvió un trabajo práctico con una tarjeta y unas líneas manuscritas debajo de la nota. Me conmovió porque tuvo la delicadeza de escribir algo no a mí, sino a cada uno de sus estudiantes. Aunque es algo tarde, le devuelvo estas líneas de reconocimiento, gratitud y recuerdo permanente.

    Su orgulloso ex alumno,

    Claudio Bertonatti, museólogo
    claudiobertonatti@yahoo.com

    PD: en mis tiempos de estudiantes Crowder no gustaba a todos. La naturaleza humana es tan diversa que no todos valoramos los mismos aspectos de una persona. He leido en este blog comentarios adversos. Si su experiencia fue diferente a la mía y a las generaciones de museólogos precedentes, coincido con Silvia, en que no es de caballeros hacer los comentarios que hicieron.

  11. no entiendo como se puede hablar mal de una persona que lo dio todo por la museologia como ROberto jorge Crowder, menos en el momento de su fallecimiento. Yo fui su alumno y le estoy muy agradecido.
    Estas personas que hablan así del profesor merecen lo que tienen, resentimiento y envidia, y que en ellos se consuman.
    DB

  12. El profesor era un apasionado de la materia. La había dado durante 25 años de trabajo como docente, si saben lo que eso significa. Me enorgullece saber que decenas de cartas llearon a su familia de alumnos agradecidos por sus enseñanzas.

    una cosa mas a los que hablan mal de una pesona tras su muerte: si piensan que se puede decir cualquier cosa de cualquiera detras de un seudónimo, no son más que unos cobardes,,, ahora si, en caso de dar sus nombres verdaderos, los buscaré y hablaremos seriamente. Mi nombre es Diego Barros, vivo en la plata.

  13. Yo cursé Museología no residente desde 2002 hasta 2004, y el profesor Crowder fue él primero que me aclaró para que servía esta carrera. Estos conceptos coinciden con los del profesor Carlos Fernández Balboa en que debe ser una practica plural y util a la sociedad, además me enseñó , entre otras cosas, que es posible hacer proyectos útiles fuera de un museo, sin trabajar en uno.
    También nos explico que existe una teoria del desarraigo, que genera violencia social donde el principio de una solución comienza en la gestion cultural democrática. Estos temas son puntos de partida para plantearse como será uno como profesional. Tambien , lamentablemente, tuve compañeros que no lograron comprender el alcance de estos conceptos.
    Realmente opino que fue un excelente profesor y mejor persona.
    Noelia Luquet

  14. Catalunya, 9 de junio de 2009

    Hace una hora aproximadamente, apareció en mi messenger, mi amigo Matías Crowder y me comunicó muy tarde, la lamentable noticia acerca de su padre. Murió el profesor Roberto Crowder. Tuve necesidad de escribir su nombre en el Google y apareció ésta página. Me puse a leer los comentarios. Arranqué en lágrimas al igual que mi amigo y colega Carlos Fernández Balboa y sentí mucha rabia e indignación con quienes lo criticaron en un momento tan desubicado y tan cercano al dolor de sus familiares. El debate siempre cabe hacerlo, pero no en éstas circunstancias tan tristes. Por mi parte, suscribo las palabras de mi también amigo y colega Claudio Bertonatti. Yo aprendí mucho de Crowder y sobre todo, fuera del aula. Podia plantearle libremente mis dudas, mis discrepancias y conversar con él acerca de cualquier tema afin a la profesión como también de otras cosas de la vida. Podia decirle en la cara: “donde te robaste ésta moneda” y nos reíamos con picardia y no pasaba absolutamente nada. Lamento que algunos no hayan tenido el coraje de decirle las cosas que pensaban en la cara y que lo hagan de ésta forma tan mediatizada y a la nada, al vacío total… Hubieran podido plantear sus discrepancias, liberarse. El les hubiera escuchado, porque cada uno de todos sus proyectos estaba marcado por una inicial: “escuchar primero la NECESIDAD de la gente”. Crowder era un profesor del campo popular. Podria mencionar innumerables anécdotas, hablar de su hombria de bien, de su obra artística como pintor y de sus performances activas político y sociales (siempre poniendo el cuerpo), de sus libros (otra cosa que le dije a la cara: “vos si que te hiciste un currito vendiendo tus libritos” y tampoco pasó nada, es más: qué bien que me vinieron tus libritos “Gordo” (lo supiste), cuando tuve que levantar un parque de esculturas de nueva planta en Catalunya (Muchas gracias)y muchas cosas más, pero ahora, en éste momento, solo quiero una cosa, recordarlo como lo que fue, un buen tipo. Me abrazo entonces a la familia, a mis colegas Claudio y Carlos (queridísimos “Flora y Fauna”) y a todos los que sentimos profundamente el dolor de su ausencia. A recordar sus enseñanzas: Eduardo Sívori, DNI 16.131.227(Museólogo argentino, residente en Catalunya).

  15. Hola Fernando Balboa, te acordas soy de Bien Cultural, te acordas habia una propuesta para curso o charla sobre Museología y Turismo o el que propongas para Bien Cultural en Septiembre… cuando podría ser? llamame por favor… me encanta tu blog. Cariños, Lic. Nelly Prieto (Presidenta Bien Cultural)

  16. Hola Fdez Balboa! Te felicito por tu articulo. Sin comentarios el resto de los comentarios en contra. Creo que somos compañeros en el Museo Social. Quizá podamos compartir algún panel en la Jornada del 28.
    Y vamos por mas en Museología!

  17. Yo soy el que hice un comentario sobre la no excelencia de Crowder como profesor, si como persona…. Me llama la atención la poca objetividad d mis colegas museólogos. Sería bueno no censurar comentarios, porque después hablamos de democracia, de participación , de la Web 2.0 etc etc….

  18. Lo siento muchisimo, por su desaparicion,yo lo conoci como persona ,y por su sabiduria y consejos a los demas creo q eso hace una muy buena persona.asi q a todos los giles q hablan mal por ahi .q se callen la boca y se fijen para adentro como son ellos.

  19. Buscando algún material de información, encuentro esta nota bajo este título “Un museo al cielo” que ocurrente profesor Balboa, he sido alumnas de ambos, Crowder y Balboa, a los que guardo respeto y aprecio, enterada en su momento del fallecimiento del “profe” Crowder, este blog revive mi paso por el Instituto 8, luego por la ENaM. Considero después de lo leído q los profesores además de enseñar la cátedra deben transmitir algo y no siempre todos los estudiantes se sienten en síntonía con ese mensaje. Yo ni bien empecé en el Inst. 8 encontré en el profe no al profesor de disciplinas auxiliares, como numismática, sino a alguien q me dió las llaves para abrir la puerta del mundo del Patrimonio Cultural y Natural, a través de un proyecto ya implementado en otros lugares, otro el de Expedición científica infantil, proyectos q pude presentar en mi ciudad; y con el correr de los años estoy logrando la “toma de conciencia” de la protección del patrimonio CyN, q por razones obvias del urbanismo urge implementar, el otro proyecto, ahora siendo abuela, con mayor razón volveré a reflotar..
    En relación a lo escrito a favor o en contra “Uno no es lo que es sino lo que nos transmiten y el espejo en el cual se quiere reflejar” En cuánto al profesor Balboa ahora estoy viendo algo relacionado a medio ambiente, la contaminación de los ríos, las construcciones sobre los húmedales, la extinción de la flora y fauna, temas de mi interés q están afectando a mi comunidad, tema q quizás no sea de interés todos, Carlos en cualquier momento lo veo por la Escuela por estos otros temas. Alicia Bustamante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s